La ducha fría

La ducha fría es el primer acto del día para un termorregulador y un seguro de salud y belleza ante el Cambio Climático

La ducha es la aplicación de hidroterapia más común en todo el mundo. Normalmente se le da una finalidad higiénica, pero puede aprovecharse para conseguir enormes beneficios terapéuticos.

En las circunstancias del actual Cambio Climático hacia calentamiento y sequía, al agua se le ha llamado el oro líquido. Miles de millones de personas tienen problemas con el agua potable. Organizaciones comunitarias, nacionales e internacionales están haciendo campañas de sensibilización y ahorro. La Termorregulación, como respuesta al cambio. Cambio Climático Interno, ha ido más allá y ha investigado la decisiva importancia de la DUCHA FRÍA, como forma poderosa de ahorro energético, sanitario y económico.

Tipos de duchas.

Por la temperatura, calientes, frías y de contraste. Por la parte del cuerpo a la que se aplica, completas o generales y parciales (de piernas, de brazos, del suelo de la pelvis: anales y genitales.

Leyes físicas en las aplicaciones frías y calientes   

De acuerdo a la ley de Acción y Reaccion, las aplicaciones frías en el exterior, provocan reacción caliente en la piel y, por ley de Polaridad, refrescante en interior. Las aplicaciones calientes en el exterior provocan reacción fría en la piel y reconcentran el calor hacia el interior, aumentando el efecto invernadero interno.

 a.- Efectos y resultados de la ducha fría.
Neutraliza el calentamiento interno y entrena al sistema termorregulador natural del sistema orgánico. Al poco tiempo ya no se aguanta el agua caliente, se deja de ser “friolero” y aumenta la capacidad de adaptarse a los cambios de tiempo. En relación a los tejidos, fortalece, tonifica y reafirma física, emocional y mentalmente. En relación a la fisiología, estimula la circulación, consume calorías y aumenta los glóbulos blancos (sistema inmunitario). Desde el punto de vista energético, vigoriza los nervios, “pone las pilas” y estimula la energía defensiva. Desde el punto de vista estético, es antienvejecimiento y, por lo tanto, antiarrugas y antirradicales libres.

 b.- Efectos de las duchas y aplicaciones calientes.
Inhiben la circulación sanguínea, linfática y nerviosa. Atrofian el sistema termorregulador natural y aumentan el efecto invernadero. Aumentan el calentamiento y contaminación internas. Dejan los poros abiertos y nos desprotegen física y energéticamente. Adormecen, ablandan y amodorran (relajación negativa). Cada aplicación caliente es un atentado contra la salud y contra la juventud y belleza de la piel.

 ¿Por qué se tiene miedo al agua fría?
Cuarenta mil generaciones de seres humanos se han aseado con agua fría, sencillamente porque no había agua caliente… casi hasta nuestros abuelos.

El agua fría tiene una inmerecida leyenda negra y es una especie de coco para muchos médicos y la para la mayoría de la población. La ley de saturación (todo tiende a saturarse con su propia energía) nos impulsa a hacer todo aquello que aumente el calentamiento y contaminación interna, el envejecimiento y todos los fenómenos relacionados con el actual efecto invernadero. De ahí el falso mito que tiene por beneficiosas, errónea y peligrosamente, a todas las aplicaciones calientes. El miedo al agua fría es una cuestión mental por desconocimiento de los beneficios de las aplicaciones frías y de los perjuicios de las aplicaciones calientes.

Ahorro económico, sanitario y energético con la ducha fría
España es el país, después de Italia, que más agua gasta por habitante y año, con una media de consumo doméstico de 200-300 litros/persona/día y con un aumento de un 3 % anual.

* Ahorro en agua. Una ducha caliente de unos 10-12 minutos, a 4- 5 litros por minuto, consume unos 50 litros de agua. Una ducha fría dura un minuto y consume 5 litros de agua. Por lo tanto cada ducha fría ahorra 45 litros de agua. Cada 1.000 personas que se duchen con agua fría ahorran 45 metros cúbicos de agua al día. Y... los termorreguladores somos ya muchos miles en España! Si la mitad de los españoles se duchara con agua fría, sería una importante aportación al problema de la escasez de agua.

* Ahorro en tiempo. Una ducha fría puede durar un minuto, mientras que una caliente pueden ser 12-20.

* Ahorro en salud. Son incontables los beneficios del agua fría para la salud. Ya en este momento, los termorreguladores estamos ahorrando millones de euros en Sanidad y medicamentos.

* Cuidado del medio ambiente. Ducharse cada mañana con agua caliente implica emitir a la atmósfera 250 kg. de CO2 al año.

* Ahorro en dinero. Con la ducha fría ahorramos un 90 % de lo que gastamos con la ducha caliente en agua, energía, tiempo y salud y, por lo tanto, en dinero.

* Ahorro indirecto. Por la repercusión en las millonarias inversiones en depuración y distribución de aguas.


¿Cómo realizar las duchas frías? 

* Ducha fría completa al levantarse. Cuando uno se despierta, mantas fuera y, en segundos, está bajo la ducha fría. Primero piernas, luego brazos y después todo el cuerpo; terminar en orden inverso. Inmediatamente se procede a un secado enérgico de toda la piel con toalla sin suavizante. El orden en el secado es inverso al orden de la ducha, es decir, primero zona genitourinario, luego cuerpo y por fin, brazos y piernas. Aplicarse las cremas JINJER apropiadas y vestirse rápidamente.

 * Forma gradual. Para comenzar con la ducha fría puede hacerse, así, de golpe, o comenzar por bajar la temperatura de la ducha caliente y terminar con fría, comenzando por piernas y brazos y, por fin, acostumbrarse a la ducha fría completa.

 * Ducha fría en piernas antes de acostarse. Justo antes de acostarse, con la ducha de teléfono, aplicar agua fría a piernas, desde glúteos, con especial atención a parte trasera de los muslos. Activa circulación y reafirma glúteos y piernas. Produce una descongestión pélvica y digestiva y favorece el sueño.

 * Duchas en suelo pelvis. Se aplica sobre toda la superficie de la piel que toca una silla cuando se está sentado. Sobre genitales: realizar hiperemia sobre pubis y, en el vidé o ducha, verter abundante agua fría sobre los genitales. Implica convertir la higiene diaria en terapéutica.

 * Ducha anal. Dirigir la ducha de teléfono sobre la zona anal durante 1-2 minutos. Descongestiona digestivo; ideal para hemorroides.

 * En piernas y brazos, durante el día. Cuando hace calor, o se desea sacar calor del interior, hacer el máximo de aplicaciones frías en piernas y brazos. Puede aprovecharse cada vez que se va al baño o a la cocina.

 * Ducha de triple reacción. Cuando hace mucho calor, darse una ducha completa de 30 segundos. Cortar el agua y quedarse quieto 15 segundos. Darse otra ducha y repetir el quedarse quieto. Así 3 veces. Terminar con secado.

 
La ducha óptima para una mujer

Antes de entrar a la bañera, realizar una hiperemia de segundos con frotación en la zona por encima del pubis con una toalla. Darse la ducha fría terminando en pechos y piernas. Al secarse, hacer un enérgico masaje en toda la piel, en especial en zona pélvica.

 
Cremas JINJER para después de la ducha

* BALSÁMICA. Para aplicar a piel húmeda en las piernas por la noche, tras la ducha desde glúteos.

* ALIENTO POLAR. Para aplicar a piel húmeda en las piernas y brazos cuando hace mucho calor.

* MOLDEADORA. Para aplicar tras la ducha de la mañana y la noche para celulitis.

* MODELANTE TOTAL. Para aplicar tras las duchas con enérgico masaje en zonas que se desean reducir.

 
La ducha fría puede aplicarse desde los bebés hasta los ancianos; con la digestión, con la regla...

¡Con una ducha fría gastas 5 litros; con una ducha caliente, 50; un baño, entre 150 y 200 litros de agua!

¡El agua es patrimonio de todos, no la desperdicies!

ImprimirCorreo electrónico

logo

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.