Precauciones en Termomasaje Corporal Básico

 
La Termorregulación, practicada por un experto, no tiene ninguna contraindicación. Pero, como sabemos que no todos los que practican la Termo son expertos todavía, señalamos algunas precauciones básicas para no cometer errores. Recordemos que jugamos con las leyes y magnitudes físicas.
 
En Termorregulación sólo hay que tener dos sencillas precauciones
Para cumplir la primera ley de la Termo, nunca aplicación de frío a piel fría, ni piel fría después de la aplicación, hemos de estar siempre atentos a estas dos sencillas cosas:
1.- Con el frío: que no entre. El frío tiende hacia adentro y hacia abajo. Cuidar que no entre en el cuerpo. Para ello hay que conseguir que el calor esté saliendo siempre incluso al final del tratamiento.
2.- Con el calor: que no suba. El calor tiende hacia afuera y hacia arriba. Precaución de que no suba a la cabeza. Para ello, hiperemia profunda, no pasarse de tiempos en el calentamiento y aplicación de Aliento Polar en verano y Balsámica en invierno a las piernas al terminar.

 
Precauciones en las aplicaciones de contraste
  * “Bocadillo térmico”: la realización de cada paso ha de hacerse sin tiempos muertos para que el frío no entre. Realizar las operaciones de vestirse y desvestirse con la mayor presteza, aunque sin precipitación.
  * Prendas húmedas: no ha de haber ninguna prenda húmeda en contacto con la piel durante el calentamiento ni después: bragas, calzoncillos, bañadores, toallas... en especial en la parte media del cuerpo, ni siquiera dentro de la sauna.
  * Plásticos: tanto en activo como en pasivo, sólo han de utilizarse por un rato, mientras se está calentando y generando centrífuga; si se mantienen plásticos en contacto con la piel en reposo mucho tiempo, el frío penetra en el cuerpo.
 
Contraindicaciones de la termorregulación
Practicada por un experto que sabe aplicar los parámetros de tratamiento (energía, potencia, dosis, frecuencia y tiempo de aplicación), no hay ninguna contraindicación y puede aplicarse a cualquier problema, persona y edad, como se ha demostrado incluso con cardiópatas en Balnearios. Los profesionales que no sean expertos en el Método Jinjer, deberán tener cuidado con personas delicadas del corazón, problemas agudos de salud, embarazos, etc.
  * Problemas fuertes: cuanto mayor el problema, más suave y gradual ha de ser el tratamiento. Mientras alguien no es un experto, es mejor no caer en la tentación de utilizar técnicas de alta potencia.
 
Precauciones en cada paso
1.- En la hiperemia: tener cubierta la parte del cuerpo que no se está tratando y en especial los pies y zona lumbar. En la espalda, no olvidar hacer hiperemia también en las costillas. Hiperemiar toda la pierna, no sólo la parte más accesible. Rapidez en su ejecución, en especial cuando se hace con Hedra por riesgo de reacción fría y de que, cuando terminemos, la parte que trabajamos primero, ya no tenga hiperemia.
En zonas en las que ya está saliendo calor, como en inflaciones o varices fuertes, la hiperemia ya está hecha en esa zona y no hace falta hacerla.
 
2.- En el calentamiento:
  * No pasarse de calor, con riesgo de una excesiva relajación y posibilidad de mareos. Cuando la persona dice que está a gusto, ya hay riesgo de pasarse de calor en envolturas, sauna o baño turco. Recordemos que para que salga calor, la persona ha de sentir la piel fresca o fría.
  * En las envolturas. Realizar la envoltura con rapidez, especialmente la sabanilla de plástico para cortar el aire. Que los pies y el cuello estén herméticamente envueltos.
  * En los baños calientes (piscinas, balnearios, bañeras normales o hidromasaje). El gran riesgo es pasarse de calor por lo agradable de todo baño caliente. Cada varios minutos conviene aplicación fría de contraste.
  * En el calentamiento activo. Si al terminar la ducha fría hay reacción de mucho calor, volver a la ducha y aplicar frío a piernas. También puede practicarse la ducha de doble o triple reacción: darse una ducha fría, parar unos 20-30 segundos y darse una nueva ducha fría.
 
3.- En las aplicaciones frías:
  * “Bocadillo térmico”. En las aplicaciones frías ha de haber el menor tiempo posible entre la salida del calor y la vuelta al calor. Si es con ducha, han de organizarse los detalles para que sea lo más rápido posible. Tener la toalla y ropa a mano…
  * Disminuir la potencia de la  aplicación fría en personas con alta sensibilidad al frío o riñones, rodillas, vientre o cervicales delicados. Conducirse siempre de forma gradual. Por ejemplo, no aplicar Aliento Polar justo después de la hiperemia, sino cuando ya la hemos envuelto y ha entrado en calor.
  * Cuando se hace la hiperemia con Hedra  y la aplicación fría con Aliento Polar, a partir de la 2-3ª, la sensación en la aplicación fría va creciendo de intensidad. Parece que el agua estuviera cada vez mucho más fría.
  * En invierno, suavizar el frío; por ejemplo, no aplicar Aliento Polar antes de la primera envoltura. O emplear Balsámica por su menor potencia refrescante.
 
4.- En la reacción:
  * Ducha final. Al terminar los contrastes, conviene una ducha templada, terminando con fría en piernas para cortar las reacciones de frío o calor. Si la ducha final es fría, puede seguir generando reacción de calor.
  * Ropa seca. Una vez terminado el tratamiento, no ha de haber ninguna prenda húmeda sobre el cuerpo. Para ello, conviene sugerir a la persona que traiga ropa interior de repuesto.
  * Secarse el pelo. No hay ningún problema en mojarse el pelo durante el tratamiento, pero ha de secarse bien y rápido después de vestirse. Si se mantiene húmedo, sería análogo a tener una prenda húmeda sobre la piel y llamaría calor hacia la cabeza.
  * Terminación del tratamiento. La persona ha de abrigarse bien y rápido, no andar descalza por suelos de terrazo y, si siente algo de frío, realizar algún ejercicio suave hasta entrar en reacción.
  * Prolongación de la acción del tratamiento. Cuando se termina el tratamiento, las reacciones continúan. De ahí la conveniencia de terminar con aplicación fría en piernas (Balsámica o Aliento Polar), especialmente en los lugares o estaciones de calor y prevenir a la persona para que, si siente calor o exceso de relajación o mareos, se vuelva a aplicar una de estas cremas en piernas; lo ideal, a piel húmeda.

 

ImprimirCorreo electrónico

logo

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.