El cansancio

 
Diagnóstico y Tratamiento desde el Método Jinjer
 
  Antes de la llegada masiva de la maquinaria al campo, en los pueblos, ya desde pequeños se ayudaba en las faenas del campo con las escasas fuerzas. Cuando llegaban los primeros calores de primavera, se hacía difícil el trabajo. Había una frase que se repetía cada día: “el guaje tiene galbana”. Era la expresión para indicar el ritmo lento y la desgana.
 
  La primavera, además de ser un suplicio para los alérgicos también deja sentir sus efectos en un grupo de personas, cada vez mayor, que padecen cansancio. Es un fenómeno que afecta hoy a la casi mayoría de las personas en los países desarrollados, derivación natural del estilo de vida acelerado. A su vez, nuestra aceleración no es más que una derivación natural del Cambio Climático externo e interno. y éste una derivación del momento cíclico planetario.
  Dada la general y creciente aceleración en el estilo de vida con el consiguiente aumento de tensión y estrés, el cansancio ya no es exclusivo de primavera y hay personas que lo padecen la mayor parte del año.

 
  Diagnóstico
  Descripción de síntomas. Fatiga, desgana e inapetencia física, emocional y mental; trastornos del sueño, falta de concentración, disminución de los reflejos. Sensación de pesadez en las piernas, agotamiento, falta de energía, desinterés, apatía. En casos más graves, nervios, angustia y ansiedad
  Estos son algunas de las manifestaciones del cansancio. Como si no se tuviera vitalidad, justo cuando en la Naturaleza sucede la explosión primaveral de la vida.
 
  Tipos de cansancio.
  Positivo. Aquel que sentimos después de hacer ejercicio físico fuerte y prolongado. Se soluciona con descanso.
  Negativo. Por defecto; por no hacer nada. O también por aburrimiento, infelicidad
  Estacional (de primavera). Oficialmente se dice que afecta a un 25 % de la población y es un fenómeno prácticamente universal que afecta a todos los seres vivos en diferentes grados; tanto más cuanto mayor sea el calentamiento del medio ambiente interno.
  Crónico. El que se deriva de una aceleración, tensión y estrés muy prolongados o por insomnio crónico. Implica efecto invernadero y calentamiento crónico del medio ambiente interno y deriva en sobrecarga del sistema nervioso y muscular.
 
  Diagnóstico  oficial. Los médicos llaman al cansancio estacional astenia primaveral y se asocia a una especie de depresión. Como es habitual, “no se conocen las causas que la originan”. Los expertos la relacionan con la mayor cantidad de horas de sol, la subida de las temperaturas y, ¡atención!, de la presión atmosférica.
 
  Diagnóstico desde el Método Jinjer
  Como en un automóvil, mientras hay combustible, los músculos funcionan bien; el problema es la tensión y el calentamiento internos. Los niños no se cansan y no “se comen el coco”; por eso se recuperan tan fácil y rápidamente. En cuanto su hígado repone glucosa (combustible)... los músculos funcionan otra vez al mismo ritmo, como el motor del coche vuelve a funcional cuando repones gasolina.
  “No pesan los años; pesan los kilos”, oímos en anuncios de productos para adelgazar. Desde diagnóstico por el MJ, no pesan los kilos, pesan las tensiones; y éstas son sincrónicas al exceso de calor. Cuando hace mucho calor nos cansamos más, estamos aplanados, como si tuviéramos un peso encima; ese peso es el aumento de la presión. La presión aumenta la velocidad de la vibración molecular y genera calor. Uno de los orígenes actuales de la presión es el aumento continuo de los estímulos de todo tipo a los que estamos expuestos.
  La sensación de falta de energía es subjetiva. La realidad es que hay exceso de energía en el sistema.
  El cansancio es directamente proporcional al exceso de calor interno. Podríamos decir que piernas pesadas o cansadas equivale a piernas (músculos) recalentadas. Así como las alergias son un problema de contaminación interna, el cansancio es un problema de calentamiento interno.
  También es directamente proporcional a nuestra infirmitas e inversamente proporcional a nuestra fortaleza. Nos cansamos más cuanto más débiles estamos. Hoy aumentan los estímulos, los retos a nuestro sistema y se topan con una resistencia cada vez menor por la creciente debilidad general.
  Desde Clave Quinquenario, para los que la conozcan, el cansancio implica un exceso de madera-fuego negativos y defecto de metal-agua positivos.
 
  Origen.
  Desde la alimentación, exceso de combustible (hidratos de carbono, grasas...) y defecto de comburente, es decir, de oxígeno. Objetivamente porque en la Troposfera, aumenta el CO2 y disminuye el oxígeno y subjetivamente, porque no damos la importancia que tiene a la alimentación gaseosa y cada vez respiramos menos.
  Desde el factor ejercicio, exceso de sedentarismo y defecto de actividad física, sincrónica también a un exceso de actividad mental, con frecuencia negativa: preocupaciones, estrés... Recordemos que el cerebro es el órgano que más oxígeno consume.
  Desde el factor reposo, disminución de la cantidad y calidad del sueño lo que impide recargar adecuadamente las baterías de los riñones. Según estadísticas, hoy se duerme una media de dos horas menos que hace 20 años.
  Por ley de saturación, tenderemos a hacer todo aquello que aumenta el calentamiento interno y, por lo tanto, el cansancio. Por ejemplo, sedentarismo y alimentación con estimulantes y alimentos calentadores.
 
  Se acentúa. En tiempos o lugares ventosos; el viento sobrecarga el hígado que controla el sistema nervioso. Desde el punto de vista temporal, se acentúa en primavera, a primeras horas de la mañana; la “primavera” del día; curiosamente, las horas en las que tienen máxima energía los meridianos del Hígado y Vesícula Biliar, los órganos más afectados en los problemas de cansancio.
  Como resumen, se acentúa con todos los factores que recalientan nuestro medio ambiente interno.
  El cansancio de piernas se acentúa con cambios hormonales, mucho tiempo de pie, caminar demasiado, varices, sobrepeso, ropa ajustada (compresión), baños y duchas calientes... Todos ellos factores que aceleran la vibración molecular interna por diferentes motivos.
 
  Tratamiento habitual. En medicina oficial se tiende a ofrecer tratamientos sintomáticos a base de estimulantes que, como sabemos, terminan por agravar el origen del problema. Sería análogo a tener depresión y tomar estimulantes o estar nervioso y tomar café. Incluso en medicina alternativa se tiende a recomendar tes (rojo), yinseng, jaleas... todos ellos estimulantes que ayudan a aumentar la aceleración, el calentamiento interno y, por lo tanto el cansancio. Puede dar la sensación de que sientan bien al momento, pero es análogo a un heroinómano al que también le “sienta bien” una dosis de heroína cuando tiene la ansiedad del mono.
  En general, podríamos decir que es tratamiento sintomático todo intento de solución que consista en aportar energía desde el exterior. La solución no está en meter energía, sino en sacar y limpiar los excesos de energía en el interior. Y eso, desde el MJ para “no echar más leña al fuego” controlando los factores calentadores y “abrir las ventanas” sacando calor con la técnica de contrastes.
 
 
  Tratamiento desde el Método Jinjer
  El cansancio es, una de las alteraciones en las que más espectacular resulta la Termorregulación, desde la primera sesión. Es lo que llamamos el valor añadido de la Termo, tanto activa como pasiva, y sucede por añadidura en toda sesión de Termorregulación; el sentir y la realidad de un aumento de energía y vitalidad; de respirar con más facilidad, de “tener las pilas puestas” y “ganas de marcha”; de sentir las piernas ligeras, como si flotaran. Es decir, todo lo opuesto al cansancio. Y lo único que hemos hecho es sacar calor del interior. Una demostración más de la analogía entre el exceso de calor y el cansancio.
 
  1.- Centros Profesionales. Termo pasiva, o circuitos de Spa con contrastes frecuentes de aplicación fría.
  2.- En casa.
  Alimentación. Precaución con no echar más leña al fuego y tomar la alimentación para el cambio climático. Controlar los calentadores; grasas, aceites, carnes, huevos, harinas (en especial los horneados), fritos, dulces, frutos secos... Igualmente los estimulantes (café, tes, tabaco, alcohol...). Como criterio general, tomar una alimentación variada, centrífuga y refrescante. No olvidar las sales minerales; ensaladas de muchos colores, algas.
  Es muy importante la alimentación gaseosa para aumentar el oxígeno y la energía. Hacer todos los días ejercicios de respiración y, durante todo el día, tratar de respirar de forma natural, lo más amplia y profundamente.
  Ejercicio. Potenciar la actividad física y el ejercicio termorregulador. El cansancio negativo tiene su solución en el cansancio positivo, es decir, en el ejercicio, especialmente si es en forma de Termo activa. Aprovechamos para aclarar que el ejercicio del trajín en el trabajo, sea en casa o en la empresa es tensante, a no ser que , cada vez que se tiene calor, se haga aplicación fría, especialmente en brazos y, sobre todo, en piernas.
  Eliminación. Sobre todo, eliminación térmica, es decir, sacar calor. La primavera es una de las estaciones en las que mejor va nuestro consejo termorregulador de hacer ejercicio hasta sudar, al menos una vez a la semana, para ayudar a centrifugar y hacer una “limpieza general” del medio ambiente interno.
  Hábitos termorreguladores. Dormir lo suficiente (una media de 7 horas). Hacer excursiones, salir, expansionarse, divertirse. Evitar las medias de compresión. Y,  por supuesto, los hábitos termorreguladores normales: duchas frías, ¡importantísima para el cansancio la ducha fría de piernas, desde glúteos, justo antes de acostarse!  Alerta con las aplicaciones calientes, baños, piscinas climatizadas y toda suerte de aplicaciones calientes... ¡aumentan el cansancio!
  Después de cada contraste con ducha fría secarse con frotación enérgica de toda la piel. Recordemos que la piel es el tercer riñón y el tercer pulmón y que respiramos el 5 % por nuestra piel.
 
  Evitar en lo posible medicamentos que aumentan el cansancio: antialérgicos, antihipertensivos, ansiolíticos, diuréticos, etc.
 
  Productos Jinjer para el cansancio:
  * Balsámica. Para los contrastes en activo y para aplicar por la noche a piernas, a piel húmeda.
  * Hedra-Sílice. Para la termo pasiva en los Centros profesionales.
  * Aliento Polar. Cuando hace mucho calor, aplicado a piernas, es remedio “mágico” e instantáneo.
  * DeRosas. Para los ojos cansados. Recordemos que, anteriormente, esta crema era DESCANSO DE OJOS.
  * Mezcla para sustituir las medias de compresión. Balsámica, Moldeadora, Llantén y Aliento polar.
 
 
Claves para la solución del Cansancio: ejercicio termorregulador con aplicaciones de contraste.
 

ImprimirCorreo electrónico

logo

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio y poder registrar el proceso de compra. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'.